Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado, así como publicidad acorde a sus intereses (si fuera el caso). Puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Continuar navegando implica su aceptación.

Política de cookies +

ROBERTO JOYERO - OMEGA WATCHES EN VIGO

LA PRECISIÓN POR DELANTE

REVOLUCIONARIO

En 1848, Europa central estaba inmersa en un proceso revolucionario, con convulsiones políticas y con movimientos nacionalistas. Pero otra revolución nacía en un pequeño pueblo suizo de la mano de Lous Brandt, que en su domicilio de La-Chaux-de-Fonds instala su taller de relojería en "La calle más bonita de la aldea más grande del mundo", como el mismo la definiría. Desde ahí, y con posterioridad sus hijos, crearía una de las marcas más emblemáticas de la historia de la relojería.

La principal obsesión de sus creadores fue la precisión. Las constantes pruebas certificadoras a las que sus creaciones fueron sometidas demostraron una precisión inusual, lo que les motivó a proclamarse como cronometradores de las principales pruebas deportivas y retos pioneros de la época; sin abandonar un gusto exquisito por el diseño.

Adéntrese en este apasionante mundo de Omega haciendo click aquí.

Laoreet faucibus vehicula elit

Ultrices senectus eget integer erat rhoncus nullam vestibulum sollicitudin volutpat aenean, lectus rutrum litora etiam diam consectetur hac fermentum netus.

Vel lorem eget morbi

Aliquet suspendisse blandit mi

Erat inceptos elit venenatis sodales per curae amet, litora enim gravida augue cubilia at rutrum habitant, eleifend dictum congue dolor scelerisque consectetur.

Dictumst sagittis ut

Quis ipsum phasellus hendrerit

Etiam auctor nibh turpis class lobortis cubilia semper, auctor ultrices donec habitasse donec iaculis adipiscing, ad senectus posuere at tortor vivamus.

Mattis turpis tempus

Pharetra orci curae molestie a

Elit duis pretium volutpat et nostra faucibus suspendisse, aenean eleifend consequat magna conubia nisi sollicitudin magna, in sagittis ac non eros senectus.

Quam phasellus augue