Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado, así como publicidad acorde a sus intereses (si fuera el caso). Puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Continuar navegando implica su aceptación.

Política de cookies +

ROBERTO JOYERO -ULYSSE NARDIN EN VIGO

RELEVANCIA, RENACIMIENTO Y REVOLUCIÓN

UNA HISTORIA EN TRES ACTOS

Como el teatro clásico, la historia de Ulisse Nardin es una historia en tres actos, pero cada uno de ellos con unos personajes principales. Hay que remontarse a la primera mitad del siglo XIX en la localidad suiza de Le Locle, una ciudad en la que la tradición relojera se había asentado tiempo atrás cuando los hugonotes franceses trajeron esta actividad escapando de la revocación del Edicto de Nantes y su persecución por parte de Luis XIV. En 1823, nace Ulysse Nardin que aprende el oficio de su padre -Léonard-Frédéric- y prosigue su carrera en los mejores talleres de la época de la zona, el de William Dubois. Cabe recordar que Le Locle se había situado en el centro geográfico relojero al salir de las manufacturas de esta área, hacia 1815, los primeros cronógrafos, que rápidamente se emplearon en la astronomía y, sobre todo, en la pujante actividad del comercio marítimo, como apoyo indispensable a la navegación. Es en ambos terrenos en dónde la compañía Ulysse Nardin -fundada en 1846- comineza a despuntar y llegar a convertirse en una de las principales marcas fabricantes de cronómetros de bolsillo para navegación de la época, creciendo y expandiendose  internacionalmente hasta mediados del siglo XX gracias al trabajo de su hijo, Paul-David, y su nieto, Ernest.

El segundo acto está protagonizado por la inquietud de Rolf W. Schnyder, nacido en 1935 en Suiza y que muy joven abandona su hogar y se traslada a Ginebra para trabajar de aprendiz relojero. Pero esto sólo sería un hito en una vida llena de viajes, proyectos empresariales y aventuras expedicionarias que tienen como escenario Tahilandia, Birmania, Laos, Vietnam y China. De vuelta a Suiza, en plena crisis relojera debido a los movimientos de cuarzo, y cuando Ulysse Nardin está a punto de quebrar, Schnyder ve una oportunidad y en 1983 consigue convencer a inversores para recuperar la firma. En este momento, fue crucial el oportuno encuentro de Schnyder con el que sería el artífice de las principals piezas del pasado reciente de la marca: Ludwig Oechslin.

Conocer Ulysse Nardin por dentro.

Metus vel molestie tincidunt a

Aliquam sed mi senectus vehicula non id ornare arcu, cubilia tincidunt vulputate dui lectus consectetur placerat, sodales mattis donec curae porta per proin.

Taciti dolor per hac

Vestibulum laoreet mi pulvinar

Himenaeos duis imperdiet platea eu et sagittis cubilia, praesent vestibulum a lacus morbi pharetra mollis habitasse, aenean etiam enim tristique eget morbi.

Duis nisi elementum!

Placerat consectetur sodales a

Phasellus proin neque donec nisl velit tristique class, elit gravida dolor proin tristique varius nunc vel, curabitur rutrum ligula molestie sociosqu etiam.

Varius auctor mattis

Facilisis odio porta erat nisl

Sagittis elit ad mattis pulvinar elementum quisque adipiscing, donec volutpat libero et convallis torquent purus ac, etiam cursus malesuada rutrum ut lacinia.

Risus nunc habitant!